Aula Virtual
Regresar

Criando con Amor

Criando con Amor es una Intervención multi-componente para la erradicación progresiva del castigo físico y trato humillante. Este desarrollo equivale a una herramienta pedagógica, que forma parte de la Estrategia Comunitaria Criando con Amor de la política de primera infancia del gobierno Hondureño.

La intervención fue construida en un marco de cooperación entre UNICEF-Honduras y Fundación PANIAMOR. Se destaca la integración de PANIAMOR, de “Educa sin Pegar” (2008) y el Modelo de Formación en Competencias Parentales. “Somos Familia” (2016). Ambos han sido
incorporados y contextualizados en la Caja de Herramientas de esta intervención.

Imagen

PROPÓSITO

La estrategia socioformativa de Criando con Amor está diseñada para que personas en roles de cuidado y desarrollo de niñas y niños, participen en procesos de enriquecimiento y formación en competencias parentales. Estas se describen en un tipo específico de prácticas de crianza, que se expresa en un perfil basado en tres desempeños claves:

  • Desarrollan un estilo de convivencia familiar basado en los principios de una parentalidad democrática: responsable y respetuosa del desarrollo de las niñas y los niños.
  • Acompañan a las niñas y a los niños en el desarrollo de la empatía y la autorregulación.
  • Afrontan, de modo flexible y adaptativo, las tareas vitales que caracterizan una parentalidad democrática.

ESTRATEGIA

Formación Experiencial. Esta metodología parte de la experiencia, del saber y la memoria de las personas, sin importar sus roles o conocimientos formales, para invitarlos, de forma respetuosa, a ir descubriendo el porqué de sus creencias o prácticas. Las personas reflexionan y comprenden cuáles condiciones emocionales, sociales y culturales les han sido transferidas y cómo pueden generar, en su contexto actual, nuevas formas de sentir, hacer y ser.  A la vez, reconocen el impacto de sus prácticas o creencias en la vida de las niñas y los niños y cómo el castigo físico es un acto antiético que lesiona los derechos humanos.

En este caso específico, esto significa que las personas técnicas, en un primer lugar, y luego las familias, comprenderán por qué continúan validando el castigo físico desde sus vivencias pasadas y actuales, y a su vez, determinan cuáles herramientas disponen para acompañar a las niñas y a los niños a crecer con vínculos afectivos sólidos y respetuosos.

Imagen

RESULTADOS ESPERADOS

  • Promover, paulatinamente, un cambio cultural que permita deslegitimar la práctica generacional de usar la violencia como un instrumento de corrección y reconocer, por tanto, que el castigo físico es un acto amoral, antiético en contra de las niñas y los niños.
  • Fomentar una respuesta articulada de las diferentes instituciones del Estado, a las cuales les competan los ámbitos de la niñez y la familia; además, para qué incluyan, en sus planes operativos y su agenda, la erradicación paulatina del castigo físico y el trato humillante.
  • Romper con las creencias, mitos y prácticas que han legitimado, históricamente, la violencia contra las niñas y los niños. Por lo que plantea, a las personas adultas, el transitar de un uso autoritario de su poder a un cuidado y formación responsable y coherente con los valores de una cultura de paz.
  • Generar espacios y redes comunales e institucionales que apoyen a las familias, las niñas y los niños, a desarrollar las competencias ciudadanas de una cultura paz, que se sustenta, en nuevas prácticas de crianza, donde la responsabilidad, el afecto, la protección y el desarrollo son metas claras.

NUESTRA ALIANZA

La intervención fue construida en un marco de cooperación entre UNICEF-Honduras y PANIAMOR. Se destaca la integración de PANIAMOR, de “Educa sin Pegar” (2008) y  el Modelo de Formación en Competencias Parentales. “Somos Familia” (2016). Ambos han sido incorporados y contextualizados en la Caja de Herramientas de esta intervención.

ALCANCE

  • Sostenibilidad de la intervención. La metodología se ha implementado desde el año 2018 en 39 municipios del país, en la zona de occidente.
  • Intervención genera cambios hacia una parentalidad democrática. Según el grupo de mamás que participan el 44% manifiesta que han golpeado, después de los 3 meses el castigo físico disminuye a un 14%.
  • Expansión de la intervención. Se gestiona ampliar metas con las Escuelas para Padres del Ministerio de Educación Hondureño, con el objetivo de que se instaure en todo el sistema educativo Hondureño.

Contacto:

Marcela González Coto

marcelagonzalez@paniamor.org 

Imagen

(506) 2234-2993
info@paniamor.org
Barrio La California
Contacto