La Fundación Paniamor y su presencia internacional

Compartir
Oct 09, 2018Noticias

Octubre 10, 2018

Hoy se celebra, en Tegucigalpa, el congreso Situación de la niñez y adolescencia hondureña. En el participa activamente la fundación Paniamor, contribuyendo así a un esfuerzo transfronterizo en la búsqueda de mecanismos institucionales que propendan por el bienestar de los niños y jóvenes de la región.

La directora de Investigación y Desarrollo, Marcela González Coto, presentará el resultado del estudio Línea base sobre actitudes, conocimientos y usos del castigo físico y psicológico en Intibucá y Lempira en Honduras. Este Estudio realizado durante los meses de agosto y setiembre de 2016 fue auspiciado por UNICEF y ejecutado por la Fundación Paniamor.

Objetivos:

  • · Medir las atribuciones y actitudes parentales con respecto a los patrones de crianza.
  • · Determinar las experiencias disciplinarias de las personas encargadas del cuido y educación de niños, niñas y adolescentes.
  • · Identificar las redes de apoyo social con que cuentan cuidadores/as y educadores/as.
  • · Cuantificar la prevalencia de patrones de crianza no violentos, así como la prevalencia de castigo corporal o psicológico existente.
  • · Determinar la imagen parental con respecto a los niños, niñas y adolescentes bajo cuido de las personas entrevistadas y, en especial, el grado de estrés asociado al cuido.
  • · Identificar el nivel de conocimiento y la opinión con respecto a la ley que desautoriza la utilización del castigo físico y el trato humillante.
  • · Establecer la relación existente entre las dimensiones evaluadas y características sociodemográficas de las personas entrevistadas y de los niños, niñas y adolescentes bajo cuido.
  • · Medir los niveles de relación existentes entre las dimensiones estudiadas y el peso respectivo en la explicación de patrones de crianza no violentos, uso del castigo físico y opinión hacia la ley.

Este estudio revela que la mayoría de las personas considera que el castigo físico no es inofensivo, que sí causa daño, que funciona peor que otros métodos de disciplina, que no es lo único que los niños entienden, y que no debe utilizarse cada vez que un niño se porte mal. Pero, al mismo tiempo, también una mayoría se muestra de acuerdo con que es poco realista pensar que los padres nunca lo utilicen, que el castigo le enseña a un niño sobre responsabilidad y le ayuda a formar su carácter y a respetar a los demás. Es muy importante incidir en la ambivalencia existente hacia el castigo físico, pero también es recomendable establecer límites y disciplina, sin necesidad de utilizar los golpes, los gritos y las humillaciones.



Comentarios ( 0 )


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *